.Image { text-align:center; }

13 de febrero de 2018

De esos barros, estos lodos

¿Os acordáis que dije que no iba a hacer ninguna entrada polémica? Ésta tampoco lo es. Ésta es mi opinión sobre lo que está ocurriendo alrededor de la novela romántica en este país, a raíz de las últimas noticias sobre plagio.

El viernes, antes de que estallara la bomba informativa, recibí un correo de Patricia pidiéndome colaboración para que difundiera lo que ella había descubierto. Os dejo el enlace de "Desmontando a Norah Carter" para que sepáis de lo que os hablo.

Hasta hoy no me he pronunciado ni pensaba hacerlo.  ¿Sabéis lo que he ganado alzando la voz estos últimos meses? Na-da. Todo lo contrario.

Entre varias lectoras fundamos un club de lectura y tuve que salir junto a otras compañeras. Cada cual tendrá sus razones, pero yo os digo la mía: no soportaba compartir lo que para mí es una pasión con personas que estaban allí para conseguir entrar en el mundo blogger consiguiendo contactos y comentarios, para conseguir futuros envíos por parte de las editoriales. Para ellas (y otras) soy esa persona que siempre "está liándola y que crea mal rollo". Poner en evidencia lo que, a todas luces, es un negocio y una campaña de marketing bajo un supuesto amor a los libros y admiración por las autoras de novela romántica española está feo. Molesta. Cuando lo dices te estás cargando ese más que falso buenrollismo.

Pretendía no tener que volver a ello. Pero, claro, es que hay mucha gente hablando del tema. Especialmente escritoras, porque el plagio les toca de lleno y donde más les duele.

Lo que me gustaría decir sobre el tema es lo siguiente:

- Menos golpes de pecho. Todo el mundo sabía que lo de Norah Carter y compañía no era normal. Tampoco que siempre estuviera posicionada en los primeros puestos de Amazon.

- Aun así, se la invitaba a eventos como si fuera "una escritora de novela romántica más". En alguno, incluso sentada en una mesa de promoción. Y todo el mundo conoce -pero nadie se atreve a decir en voz alta para evitar males mayores- la única razón de que se le hubiera facilitado un sitio privilegiado en una de las mesas del RA (uno de los mayores y más destacados eventos de romántica) Favor con favor se paga.

Podemos seguir haciendo un recorrido a los últimos años. Antes, cuando no existía ni Amazon ni se publicaba todo lo que llegaba a la editorial sin apenas filtros, la visibilidad la acaparaban varias autoras nacionales y extranjeras. Ahora, el cartel de escritora, se lo asigna cualquiera. Cualquiera. Así que, cuando el boom explotó salieron todos los que aprovechan el éxito y talento de otros para medrar. Veo a autoras que, a raíz de la noticia del plagio de novelas dicen: "ya sabéis que no me gustan estas polémicas", como investidas de mayor dignidad por ello. Me pregunto:

- ¿Denunciar lo que no funciona y que se hable de ello es "entrar en polémica"? ¿Alguien piensa que es plato de buen gusto tener que hacerlo? Lo único que consigues es convertirte en una paria. A ti y a los que te rodean. Lo digo por experiencia. Pero para casos como éstos sí se reacciona en apoyo al gremio. Y me parece bien. Ya era hora.

- Cuando una persona que dice admirarte crea un negocio de venta de marcapáginas (y demás parafernalia) usando frases de tus novelas o el título, actividad de la que tú no ves un duro... ¿Eso sí nos parece bien? ¿No hay nada reprobable en ello? Para esto nadie se rasga las vestiduras. ¿Sabéis por qué? Porque es publicidad y visibilidad. Y eso, se vende en instagram/blogger como "un detalle súper bonito".
Vamos, que me dice a mí alguien que le encanta mi blog y que por eso va a hacer y vender marcapáginas con mi cabecera y ponerlo a la venta y... en fin. Nunca tendrá mi apoyo, respeto ni mi reconocimiento. Pero claro, hablamos de un mundo donde si no estás, si no te ven, no existes. Así que ahí están las autoras, tragándoselas y capeando el tema algunas y otras encantadísimas de ser objeto de ello, viendo como otras usan su trabajo y ganan más con eso que ellas con sus derechos por la venta de novelas digitales. Por ejemplo.

- Parece que también es lógico que, en aras a esa misma visibilidad, se envíen detalles (marcas, novelas...) a youtubers literarias. Proliferan esos canales en las que una o dos chicas hacen entradas semanales/mensuales con lo que han recibido. Otras veces, con sus opiniones (no, no son reseñas) sobre las novelas que les han enviado gratuitamente. Y ves a las autoras agradeciendo eso, que personas que, en algunos casos, no saben ni expresarse en el lenguaje de Cervantes hablen de tu trabajo, de tu obra. Debe ser difícil para ellas tener que compartir ese tipo de cosas de las que, íntimamente, sienten vergüenza ajena. Porque si no te ven, no estás.

- Y no olvidemos los sorteos. Tienen toda la lógica, os lo explico: tú le dices a una autora que quieres hacer un sorteo en tu blog porque te encanta cómo escribe y es una manera de darle visibilidad. Entonces lo anuncias a bombo y platillo, en general de esta forma: "Seguidores, tenemos un sorteo activo: tenéis que suscribiros, seguirme, comentar en mi blog, etc, etc..." Y todos los comentarios son: gracias por hacer este sorteo.
Parece ser que el hecho de que la autora tenga que ceder el ejemplar y correr con los gastos de envío no cuenta. Lo que cuenta es que tal blog sortea tal novela. ¿No es fantástico? El blog crece y tú no tienes que hacer nada, todo a costa de la buena voluntad y dinero de la autora. Cero gastos frente a cien por cien repercusión en las redes, aumento de seguidores para  poder conseguir que las editoriales te sigan enviando novelas gratis.

- ¿Y las mini reuniones con las editoriales para diseñar la siguiente estrategia publicitaria de tal o cual obra? Venga, nos juntamos, hacemos un desayuno/merienda, repartimos ejemplares y vosotras, bloggers de cabecera, los leéis, reseñáis, sorteáis... La única idea es que esté a la vista. Muchas fotos, por favor. Esas y esos bloggers son en realidad los comerciales de las editoriales. Así pasa lo que pasa en Goodreads y demás plataformas de lectores. Todo lo desvirtúan para evitar que se les cierre el grifo.

- Y como consecuencia de lo anterior también podemos ver Twitter y Facebook lleno de post de la editorial compartiendo y agradeciendo enérgicamente las reseñas que los bloggers a los que ellos previamente han enviado los libros. Todo súper real, súper sincero y creíble.

Así que, si las autoras y lectoras se están llevando las manos a la cabeza con el tema del plagio de obras de compañeras, me pregunto por qué no ocurre lo mismo con todo lo que sucede alrededor. Me pregunto por qué a todos les parece tan bien toda la degradación publicitaria y siguen sin pronunciarse sobre esto. Me pregunto por qué, en este país, las autoras de romántica tienen que seguir sujetas a la tiranía del mercado, las ventas y la gente que lo está aprovechando en su propio beneficio pero bajo la imagen, falsa en muchas ocasiones, de ser grandes seguidoras y apasionadas del género. Y, muchas más de las veces que quisiera, me pregunto cómo puede una persona subir un documento word a Amazon y llamarse a sí misma escritora.




21 comentarios:

  1. Hola!!
    Hace tiempo empecé a ir también a un club de lectura, pero no me sentía igual que otras lectoras y muchas veces me daba la sensación de haber leído una novela muy distinta.
    No creo que sea cuestión de ser mejor lector o peor, creo que cuanto más lees, más valoras originalidad y ahora todo lo que se está publicando de original tiene más bien poco.
    Lo de la calidad hace tiempo que se echa tanto de menos que parece que las nuevas lectoras deben creer que esta novela romántica de ahora se ha publicado siempre. Antes no era así, lo siento. Podía gustar más o menos, pero se cuidaba mucho más, tanto las traducciones como las faltas. Te digo lo de siempre, hasta que las lectoras no exijamos «mejor» las editoriales nos escatimaran todo lo que puedan. Lo de amazon creo o que ha abierto muchas puertas pero ya se sabe, ha sido como la caja de Pandora... aquí ha entrado todo el que ha podido y claro, que no se sientas ofendidos los que me ofenden a mí cuando leo. Y que conste que hay de muy buenas novelas, pero no es lo habitual, algunas son claramente un sacacuarto. Lo que tenían estas dos buenas "señoras" (supongo que al final se demostrará) presuntamente una empresa del timo. Pero en general muchas (que no todas) las opiniones que se leen también lo podrían ser... cuando se pierde objetividad y se vende una opinión a cambio de un libro. Creo que me estoy yendo de tema, así que mejor lo dejo que al final ya no sé ni lo que estoy diciendo.
    Eso sí, no pierdo la esperanza de que algún día esto vuelva a cambiar.... con fuerza y tiempo seguro que lo conseguimos!!!
    Un besote de los grandes, Lidia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pepa
      Yo también lo creo. Que todo se cuidaba más, que es muy evidente cuando lees otros géneros ver la presentación del libro, la corrección, la ambientación, etc... Hay un estilo de publicación que chifla a las masas y que, creo, es la que le quita la visibilidad al resto. Hace poco leí un libro lleno de cinco estrellas del que pensé que dónde se había quedado el cuidado, el vocabulario, el resto de detalles que convierten una novela en una obra redonda. Eso ni siquiera se valora. Y, bueno, tenemos Goodreads como escaparate de todo lo que hemos dicho.
      No tengo esperanza de que cambie, eso ya lo sabes. Pero tampoco me resigno a no denunciar lo que ocurre. Aunque el resto esté a otras cosas...
      Y está bien que se haya descubierto el plagio, pero voy a estar muy atenta a los siguientes eventos en los que una señora que sube novelas cada tres semanas sin pasar por un corrector asiste y aparece en los mismos carteles que autoras más consagradas. Por si un día sale el tema de la calidad y tal... Que luego hay muy mala memoria y mucho grito en el cielo.
      Un place leerte, Pepa. Como siempre, al pie del cañón.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Yo no he leído ningún libro de esas autoras y si te soy sincera, no seguía su trayectoria, ni sabía hasta el viernes pasado que había formado parte de una mesa en el RA, así que cuando explotó mucho, me paceció simplemente flipante, porque no concibo que alguien haga algo así pero parece ser que todo apunta a que es cierto.
    El plagio, como mucha otras que suceden (compras de reseñas, palmeras, etc) dañan al mercado literario y al final, todo el mundo sale perjudicado.
    En cuanto a lo de los sorteos, pues como anécdota te contaré que yo he hecho alguno en mi blog, y la mayoría de veces los ejemplares los he pagado yo de mi bolsillo, porque no colaboro con editoriales. Pues bien, en mi caso, me he encontrado con que la persona ganadora le daba las gracias solo a la autora y no me hacían ni una sola mención, jajaja !
    En fin, esperemos que las polémicas cesen y que todo vuelva a la normalidad, en especial, por el bien general del sector.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maribel.
      Vaya si asistió. El día previo en el que se hace promoción...
      El mercado sale perjudicado, pero ya has visto que a pocos les importa mientras tengan su minuto de gloria. Han dejado de importar los libros y su contenido.
      Es curioso lo que dices del sorteo, porque lo que se ha generalizado es justo lo contrario: que sea el blogger el que tenga todas las ventajas y el autor/editorial todos los costes.
      Como dices, se agradecería un poco de normalidad, por el bien del género y de sus lectores. Creo que se han olvidado justo de éste último, el consumidor final, el que con su dinero ayuda a mantener la actividad. El foco se ha ido a otro lado.
      Gracias por dejar tu opinión, Maribel.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola, Lidia

    Un placer leer tu opinión, como siempre.

    Aunque no te guste la frase ;) la voy a decir de todos modos: no me gusta entrar en polémicas; por eso creo que esta opinión mía aquí no lo será.

    Comprendo la cruzada en la que llevas algún tiempo, y también comprendo tu frustración porque no haya servido de mucho en los últimos meses, como dices. Soy sincera contigo: no la comparto. Por supuesto que creo en la literatura como un arte (es una obviedad), no en vano me he pasado once años de mi vida en una facultad de Filología. Pero tampoco rechazo la parte mercantil de ella. Y vivimos en un mundo cambiante en el que los modos de publicitarse, las campañas de marketing y demás evolucionan cada día. Algunos pensarán que para bien. Otros que para mal. No es el tema hoy. Otro día lo hablamos, si quieres; estoy segura de que contrastar ideas siempre es enriquecedor para las dos partes.

    Si me he decidido a escribirte (leo bastantes blogs, pero rara vez comento) es porque creo que no es justa la comparación que has hecho. Te lo digo con todo el respeto. No creo que de esos barros (los marcapáginas, los ejemplares gratuitos para promoción, etc) vengan estos lodos. Estos lodos son ilegales. Los otros pueden ser muchas cosas, y repito que comprendo que a ti y a mucha otra gente no os parezcan bien, pero no son ilegales. Y lo digo yo, que ni tengo marcapáginas con mis obras, ni he regalado un ejemplar en papel desde hace siglos que empecé en esto y creía que era “lo normal” ni he publicado con una editorial que me haya hecho una campaña de marketing hasta el momento.

    De lo que se ha hablado este fin de semana es de un sistema mafioso. De un grupo de personas que compraban novelas a autores venezolanos pagándoles un salario de 2,60 euros al mes. De que cambiaban el nombre de esos autores y sacaban esas novelas a la venta con sus diferentes seudónimos. Y de que, encima, muchas de esas novelas ni siquiera eran originales sino traducciones robadas a sus autores originales.

    Alguna vez hemos intercambiado opiniones sobre libros, feminismo y otros asuntos en las redes sociales. Siempre me ha parecido que teníamos opiniones muy parecidas y, desde luego, me siento más cercana a tu forma de pensar que a la de los entornos de “gente” como Norah Carter y compañía. Vamos, a años luz. Es cierto que no opinamos igual en el asunto de las campañas de marketing de editoriales y autores autopublicados, pero ni siquiera creo que sea un asunto que dé para un gran enfrentamiento. Al fin y al cabo, estarás de acuerdo conmigo en que las autoras cuyas prácticas desapruebas escriben sus novelas. Suena a perogrullada, pero esto que ha ocurrido en Amazon es tan grave que no creo que la guerra sea “autores que regalan ejemplares o publicitan marcapáginas vs autores que no lo hacen” sino, simplemente, “autores vs mafiosos”. Y digo mafiosos bien alto porque llega un momento que aquí, aunque parezca increíble decirlo, lo que menos importa son los libros. Importa la explotación de personas de países en dificultades por un salario de menos de 3 euros al mes para que escriban o traduzcan obras sobre las cuales se cometerán todo tipo de delitos contra la propiedad intelectual, como el plagio, o contra los derechos humanos más básicos, desde la explotación a la extorsión.
    Como te decía al principio, ni quiero polémicas ni creo que esto sea una. Creo que al final estamos todas en un mismo bando, las de quienes amamos los libros, los leemos, los escribimos y nos dejamos el sudor en ellos. Tengamos o no las mismas opiniones sobre una u otra cuestión. Respeto tu lucha, aunque no la comparta, o no al 100%.

    Disculpa si me he extendido (muchísimo) en mi opinión, pero, como autora, sé que tendré que luchar contra quien tiene recursos diferentes a los míos para hacer la promoción de sus obras, pero no contra quien plagia, extorsiona, explota y roba. Y, como lectora, simplemente quiero disfrutar de buenas historias, no de traducciones infames que, encima, han sido hechas ilegalmente. Y creo que en esa lucha coincidimos todas.

    Un abrazo,
    Abril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con Abril en que todo este jaleo de plagios, mercaderías y fraudes varios que se han destapado estos
      días en torno a la novela romántica no es más que una muestra más de los estafadores que pululan por el mundo intentando
      aprovechar cualquier oportunidad para sacar tajada (no hay más que leer los periódicos o escuchar la radio para encontrarse
      con noticias del mismo pelo a diario). Pero también estoy de acuerdo con Lidia en que en el mundo de la novela romántica se ha
      creado el caldo de cultivo apropiado para que esta gentecilla-uza (me dan pena, de verdad, por su calidad moral inexistente y
      porque nunca sabrán qué es sentirse orgullosa de su propio trabajo) campe a sus anchas. De ahí que "De esos barros, esos lodos" me
      parezca la frase ideal para definir la situación de la novela romántica. ¿Quién es el culpable? Lo somos todos: los autores por entrar
      en la dinámica de "hay que hacer de todo para vender" y "un libro más vendido es el futuro de mi éxito", los bloggers por lo mismo de lo mismo, las editoriales por rebajar la exigencia de los manuscritos y los lectores por perdonar los errores de autores y editoriales. Lidia lo define con ese refrán, yo lo diría con otra frase: "Tenemos lo que nos merecemos". Esa es la pena.

      Eliminar
    3. Hola, Abril

      Tampoco yo voy a entrar en polémica. El plagio es ilegal y eso ni siquiera debería discutirse. Nada que objetar.
      Lo que me pregunto es si también está dentro de la legalidad crear una marca, tener una actividad de compra y venta de productos y que dicha actividad esté debidamente registrada en virtud de la legislación de Hacienda y Seguridad Social. Porque cuando yo pido que me envíen un libro de segunda mano a una librería por ejemplo, éste me llega con un albarán de compra. Porque los ingresos se controlan.
      ¿Cuándo hiciste tu pedido de marcapáginas te enviaron un ticket? ¿O es que como son productos de bajo coste no hay filtros ni control? Dejo ahí mi duda, a cuenta de la legalidad.

      En una cosa vamos a estar de acuerdo: no estamos tratando este tema desde la objetividad. Compartimos redes sociales (incluso una charla en la Feria del Libro de Madrid): estamos al tanto de nuestras lecturas en Goodreads, nuestras publicaciones en IG, y de las próximas novedades editoriales... Es decir, conocemos a quienes pertenecen nuestras lealtades y nuestros afectos y no hay forma de negarlos ni ocultarlos en estas "redes escaparate". Y hay una cosa clara, Abril, los tuyos no son los míos justo por esas razones. Coincidiremos en otros temas, pero no en ese.
      Por eso a ti te espera un futuro lleno de posibilidades y a mí solo me queda ser espectadora de la decadencia del género romántico.

      Me encantaría poder darte la razón... pero no sería justo para ninguna de los dos. Son dos opiniones dispares de un mismo problema.
      Lo que sí quiero hacer es agradecerte tu opinión porque no tenías porqué mojarte y lo has hecho y eso, en los tiempos que corren, es de valorar.

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Ana, como sueles hacer, hablas con la sensatez y humildad que dan los años. Es la falta de autocrítica y de medidas lo que nos está llevando a todo esto, cada uno aportando un granito de arena y desviando la atención de lo realmente importante.
      Gracias por pasarte y dejar tu opinión.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Tanta razón tienes... Yo me he buscado miles de veces el odio de ciertas personas por alzar la voz a raíz de este tipo de cosas. Tengo la manía de no callarme, y eso molesta mucho a los que creen que puedo molestarle por decir que lo que hacen no es correcto y advertir de ello a la gente. Pero no voy a callarme, por mucho que se me ataque. Amo la literatura, y no podría dormir por las noches sabiendo que hay gente que se está aprovechando de ella y llamándose a sí mismos escritores, editores, bloggers... cuando lo que hacen es destruirla desde dentro. Llevo unos cuantos libros publicados y los lectores siempre se me pican cuando les digo que yo no me considero escritora, que solamente soy alguien que escribe. Hay que tener un respeto absoluto a la profesión, y yo por coger lo que escribo y subirlo a las plataformas, no podría ponerme la etiqueta que uso para llamar a tantos grandes de la literatura. Por último también indicar el tema de los libros y los bloggers. Yo en Pandora Magazine recibo libros, a veces tengo gente que me echa una mano y reseña y demás, otras veces somos nosotros los que nos interesamos por un libro y lo pedimos. Eso sí, siempre he dejado claro a todos que den su opinión real y sincera, que si se nos enfadan por habernos mandado el libro y nos 'cortan el grifo' será una pena, pero que tenemos que decir qué nos ha parecido de verdad. El resto sé que hay muchos que hacen reseñas que podría hacer mi madre hablando de mis libros... Hay cosas que no se pueden consentir. Yo he recomendado libros que no me han enviado, por supuesto, y porque no me hayan enviado un libro en papel, no voy hablando mal de él como también sé que pasa (lo he vivido de primera mano por desgracia) Todo esto, repito, llevo avisándolo desde hace mucho, y mucho me han atacado por ello. Pero oye, y lo bien que dormimos por las noches por hablar alto y claro, qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Adriana
      Creo que, sinceramente, al que se le ha pedido el respeto es al lector de a pie. Al que está fuera de este circo y realmente compra el libro. Porque por mucho que las editoriales piensen que las ventas se producen por las opiniones de los bloggers... No, yo no lo creo. Les servirán para estar al tanto de las novedades, pero ¿creer la opinión de un blogger que colabora con editorial?
      Y, sí, yo también duermo a pierna suelta.
      Gracias por dejar tu opinión.

      Eliminar
  5. Me encantan tus reflexiones Lidia, lo sabes!, que esté de acuerdo contigo en algunos puntos, sí, pero en otro no….vamos a empezar con este.
    Sabía, imaginaba, que cuando saliste tu y otras compañeras del Club de Lectura, sé que había pasado algo….pero no me imaginé esto….Sabes que nuestro blog, el de Pepa y mío, no se puede quejar de seguidores, de comentarios, pero si antes colaborábamos con editoriales, ahora no lo hacemos, podríamos, tenemos seguidores, comentarios……el pq? Pq no sacan nada “nuevo” nada que nos diga: ufff este argumento promete, y pq cierto es, por lo menos mi caso, comprometerme con una opinión para tal fecha…leo cuando quiero, no cuando esté estipulado por unas normas, o por uno mismo sabiendo que tienes que cumplir esas reseñas si quieres seguir teniendo ejemplares, así que nos alejamos de las editoriales, tanto para “reseñas” como sorteos, hace mucho, mucho, mucho que no hacemos uno(tengo pensamiento hacer uno jajajajajajaja, pero ni por autoras, ni por editoriales iremos, el pq de ello…por lo menos de mi parte…me daría vergüenza, de verdad, no sirvo para ello…a ver que sale de él jajajajajaja) y seguimos con nuestra pasión, la lectura……y me estoy yendo por los Cerros de Úbeda….me apunte al Club de Lectura para debatir, para opinar conjuntamente con varias personas esa x lectura, no por conseguir comentarios ni ejemplares, sino por lo que tu dices, y repito, por la pasión que nos deja un libro..te pongo un ejemplo del último libro leído, me costó la friolera de casi 10€ en digital, no lo pedí a la editorial, y los comentarios serán recíprocos, me encantará leer cada opinión de esa lectura….y perdóname, pero o seré que estoy más ciega que un topo, que no “veo” en las demás compañeras de él algo así…pero es tu opinión y la respeto.
    Y en este segundo fragmento es donde estoy de acuerdo contigo…hoy autoras, podría ser hasta yo, sacar lo que tengo en el cajón, darle una lavada de cara, y subirlo al gigante amazon….pero sé que no sirvo para ello, autora es ser AUTORA en mayúsculas, dejar al lector con sentimientos, da igual si son de odio, pena, dolor, rabia, amor, pero hacer SENTIR…y sobre todo lo que falta mucho, la calidad que hoy en día por las prisas, por el subir todo lo escrito, da igual si hay faltas de todo tipo, y ser “famosa” es lo que impera
    De lo que ocasionó el revuelo, las manos en la cabeza, y las bocas con un ohh bien abierto y ese ¡¡¡what!! de todas, ni me lo imaginaba…pero si que me extrañaba esa “rapidez” de sacar libro cada semana, pero para terminar y no extenderme en demasía, un poco más y es tan extenso como tu entrada jajajajajajajaj, te copio lo que puse en mi facebook…. cuando me pasaron ese enlace de Patricia me quedé a cuadros...tal como dice el artículo, con pruebas.....pero no es rabia, ni pena, ni desilusión por estas autoras ......sino por el género, el romántico, ese que nos gusta tanto. Un género criticado, vilipendiado, menospreciado, hasta burlado y que como yo, como muchas lectoras, blogueros, autoras, estamos llevándolo a donde tiene q estar....entre los más vendidos del país , q pasé esto....si, si hay plagios de reseñas, podría haber también de historias....pero que flaco favor hacen esta gente, estas autoras, si se les puede denominar así (opino sólo de lo que leí en este artículo )a este género q tanto amamos ? Una pena, la verdad.

    Un beso bien grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marilí
      Del Club... prefiero no opinar nada más de lo que ya he dicho. Me alegro de que las que estáis por el placer de la lectura lo disfrutéis y no me alegro de que estén quienes entraron con la excusa de la lectura para finalmente sacar el consiguiente beneficio propio.
      Y, bueno, sobre lo demás, pues más de lo mismo. Demasiadas personas que por escribir un manuscrito y publicarlo se llaman autoras, mucho amiguismo, muchos comentarios falsos, mucho ruido.
      Y, sobre el plagio... pues poco más puedo añadir a todo lo que se está comentando en las redes estos días.
      Ojalá, en algún momento, esto tome el rumbo correcto.
      Gracias por pasarte, Marilí.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Ainssss Lidia... y ahora qué te digo.
    ¿Sabes que yo estudié literatura porque me gustaban los libros, leer, la vida de los autores, la influencia que tenían en la sociedad, la influencia que tenía la sociedad en los escritores a la hora de escribir sus novelas? Oh, que bonito todo.
    Yo fui otra de las que dejó el Club de lectura (sí, ese que del que han salido chicas tan apañadas). Lo dejé viendo que muchas compartían esa visión tan magnífica de la literatura y qué quieres no pude con la competencia. Me sentía tan insignificante...
    En fin, al tema.
    Mira que hemos hablado de esto y no hacía mas que decirte que dejaras pasar las cosas. Pero ya veo que no haces caso a tus mayores (niña rebelde...).

    Lo triste de todo esto es, como dice Pepa, que los nuevos lectores pensarán que la romántica siempre ha sido esto y no es así. Aun recuerdo esos tiempos donde había libros bien documentados (ahora también, por supuesto -tres o cuatro autoras se ocupan de ello-), dónde los diálogos estaban bien escritos y no de cada cinco palabras seis eran tacos (y mira que yo no soy precisamente coja en ese tema) y donde las novelas eran románticas que merecían la pena (con fallos, por supuesto, pero merecían la pena)
    Cierto que había pocas españolas y por eso dimos la brasa hasta hartarnos, algunos hasta hicimos piña escribiendo a editoriales para que publicaran a mas españolas (ahora no se qué pensar del tema viendo como se comportan algunas).

    Claro que no es lo mismo una conducta ilegal que lo que hacen los blogs-autores-editoriales, por supuesto que no es lo mismo. El problema radica en que se ha banalizado todo tanto, se ha mercantilizado de un modo que se ha perdido lo que es importante, la calidad de las novelas, el respeto por el lector y por el propio autor. Y eso me da mucha pena.

    Sabes que yo no soy de polémicas (sic), pero no he podido evitar comentar aquí.
    Aunque ya sabes mi opinión sobre todo esto. Nada cambiará hasta que los implicados no hagan algo y no es labor de los blogs ser adalid de nada.

    Siento si hay algún fallo de escritura, hoy no es mi mejor día y los ojos no dan para más.
    Gracias por seguir siempre ahí (aunque no me hagas caso).
    Besitos, sister

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cris
      ¿Sabes? Estaba pensando en una respuesta. Pero ¿para qué si tú ya lo has explicado?
      Es todo lo que cuentas: cómo ha evolucionado todo, cómo se han bajado los estándares de calidad, cómo se ha dejado en manos de otros la publicidad y esos otros han convertido la literatura en humo.
      Y no, no te hice caso. Me puede lo que veo y espero que, al menos, alguien reflexione sobre un punto de vista diferente al que ahora lo inunda todo.
      Y ya, si eso, seguimos con la conversación en privado ;)
      ¡Un beso, sis!

      Eliminar
  7. Hola:)
    Decir que en cuanto al ejemplo de los marcapáginas queda muy claro, yo odiaría que hicieran eso y no ver ni un solo euro y que es por publicidad.... pero a mi eso no me compre los libros, ropa, comida etc..
    En cuanto a los sorteos decir que hay libros que he enviado yo de mi bolsillo bien porque me llega a mi y luego lo envío o bien por que lo compro, y otros que envían ellos, aunque he cerrado las colaboraciones ahora todos serán por mi cuenta
    Y en cuanto a las meriendas literias y esas cosas decir que he ido a varias y para autoras noveles no me parece tan mala idea, pues es una forma de darse a conocer, el problema como bien dices es cuando sabes de gente que por las redes o en privado comenta que le pareció normalita y allí la deja por los aires
    Y en cuanto a las editoriales agradeciendo reseñas yo he llegado a escuchar de algunas que dejan de colaborar si haces una negativa (y para algunas 3 sobre 5 ya es negativo) pero para mi una editorial más o una menos me da igual, no pienso mentir en las reseñas por hacer feliz a alguien
    Y terminar diciendo que hoy en día el éxito de un libro no depende de lo bien escrito o mal que este sino del marketing que se la haga
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yahira
      Pues ha expuesto muy claramente tu opinión y me quedo con lo último que dices: el éxito no depende de lo bien escrito o no que esté, sino de todo lo que le rodea.
      Eso me parece bastante triste.
      Un beso y gracias por dejar tu opinión.

      Eliminar
  8. Pues ojiplática me quedo.
    Me he ido a la página que enlazas y he alucinado. Patricia ha creado hasta un blog para denunciarlo. Pues me alegro de ello.
    No conozco a la "autora-as", vaya lío de pseudónimos para editoriales, digitales o lo que sea. ¿Y un libro con tres nombres de autoras? Madre mía como está el patio.
    Y con respecto a que estalles y lo cuentes, ole tú. Eres de sangre caliente y ya está.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, M.Ángeles
      Creó un blog porque en cuanto lo publicó en Facebook se encargaron de bloquearle la cuenta... para que te hagas una idea de la transparencia del tema.
      Y sí, cómo no voy a estallar con el circo que vemos cada día...
      ¡Un beso!

      Eliminar
  9. Cuando empecé a leer romántica disfrutaba mucho. Leí a autoras como LaVyrle Spencer, Linda Howard, Karen Robards, Lisa Kleypas... en fin, creo que ya sabes por donde voy. No había prácticamente ninguna autora de romántica española, muy poquitas (lo han dicho por aquí arriba Cris y Pepa). Me da mucha pena ver en los que se ha convertido la romántica en nuestro país en los últimos años. Pena porque es un género que adoraba y ahora cada vez me asquea más. Pena porque la buena literatura, que es lo verdaderamente importante, ha quedado en un segundo plano dando prioridad al mamoneo que se traen entre unos y otros. Me parece perfecto que no lo quieran ver (o reconocer) porque sacan tajada, pero que no nos traten a los demás de gilipollas. Desde que soy blogger tengo el saco de las decepciones llenito. Ahora solo me quedo con lo sano, lo bonito y lo dulce.

    Hay una canción que forma parte de mi vida de una manera especial que dice "la sonrisa despeinada de ir en contra de los vientos". Sigue haciéndole caso a tu corazón bonito y salvaje ;)

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que hay alguien que habla de este tema de manera abierta. Es dificilísimo encontrar alguna lectura decente en Amazon, pues las que tienen mayor "visibilidad" a través de ventas y puntuaciones me parecen una birria (perdón por la palabra, pero no se me ocurre otra mejor para describirlas). Has explicado de forma magistral lo que hay detrás de todo este tinglado, al igual que Patricia ha hecho con su investigación. Para los que vivimos en el extrajero, las descargas de ebooks es la fuente de lectura más importante hasta que llega la,oportunidad de viajar a casa y cargarse la maleta lo más posible. Pero es realmente decepcionante pasar las páginas de búsqueda y ver, en muchos casos (no todos, que nadie se ofenda) que no hay nada interesante, nada que te llame la atención. Por lo menos, con todo este lío he descubierto tu blog, así que me pasaré por las reseñas a ver si me inspiran:)

    ResponderEliminar