.Image { text-align:center; }

4 de febrero de 2018

Ojalá nunca nos abandonen las emociones

Somos emoción. Eso creo. Las emociones, tan frágiles, tan manipulables, tan incontrolables, nos llevan muchas veces a la deriva, nos superan, dominan nuestros estados de ánimo. Éstas últimas semanas han sido un poco así. A veces dejamos que nos gobierne el desánimo y pensamos que lo que hacemos no tiene importancia. No consequences. 

La carencia de valor de los pequeños actos. Otras veces, juzgamos los de los demás con excesiva severidad. Los estúpidos problemas del primer mundo. Varas de medir distintas. Eso somos, supongo. Un conjunto de contradicciones que nos hace únicos.


Ojalá pudiera hablaros del poder de la palabra, de su efecto reparador. Ojalá pudiera deciros lo que significó leer esta entrada de Miss Brandon. Ojalá pudiera contaros todo lo bonito que pasa detrás de los sueños de otras personas. Ser parte de ellos, verlos crecer y realizarse. Vivirlos como un regalo. Ojalá, un día, cuando alguien me haga un cumplido, no me sienta como una impostora. Ojalá un día... Pero no será este. Hoy solo voy a olvidarme por un rato de todo lo que está mal en el mundo, de la rutina, de las pequeñas miserias. El ocio de los privilegiados. Voy a tomar esa historia que me espera en la mesilla y a dejar que sus páginas me lleven a otro lugar y tiempo. Sus protagonistas hace tiempo que tienen un reservado en mi corazón y vía libre para arrasar con todo. Un breve respiro sabiendo que, cuando vuelva, algo en mí habrá cambiado.

Mientras tanto... dejad al menos, que sí os deje un ejemplo del poder reparador de la música.



12 comentarios:

  1. Me has dejado sin palabras. ¿Sabes lo bonita y especial que es esta entrada? La he sentido en mi piel, cada palabra, cada emoción que transmites... Nunca te sientas una impostora, nunca, jamás. Eres muy de verdad, tu sonrisa lo dice, tu forma de hablar, de expresarte. Todo, absolutamente todo.

    Tómate ese respiro que necesitas y vuelve a regalarnos todo eso bonito que llevas dentro.

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando hablo del efecto reparador de las palabras... tú me dejas éstas. Todo lo que te diga, tú lo sabes. Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  2. OMG!!! Siento que me pierdo todooooooo.
    Me alegro un montón de las dos entradas leídas en uno y otro blog. Es una prueba más de que lo que estáis creando y construyendo tiene sentido.
    Me encanta como lo expresáis la una y la otra, así que sólo puedo daros las gracias!!!! Y qué bonito!!!
    Me alegra verte publicar al instante, cuando tus manos se ponen en acción. Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M. Ángeles.
      Probablemente no sepas todo lo que transmiten tus comentarios en días como hoy: la de una persona que se alegra de lo bueno que les ocurren a otras personas y de su relación. No es frecuente. Así que gracias, de verdad.
      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  3. Felicidades con retraso, Lidia. Qué poco valor le damos a las emociones algunas veces y que excusa más sencilla otras ¿No crees? Sin embargo, son lo que nos mueve, son lo que somos aunque no lo mostremos. Está bien dejarse halagar por la gente que te quiere y es sincera, uno recibe lo que da ¿No? Puen entonces deberías acostumbrarte a recibir mucho. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar
      Desde luego estoy de acuerdo en todo lo que dices... pero también es cierto que no me cambiaría por una cabeza fría ;)
      No sé si me merezco ciertos halagos, pero sí te puedo decir que siempre me pillan desprevenida.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Escucho la canción mientras te escribo, es muy hermosa :)
    Ains, mi Lidia, ¿cómo puede ser cierto eso de que te sientas impostora por un cumplido? Te aseguro que te lo mereces de sobra y sigue siendo como tú eres y sigue diciendo lo que te salga del COÑO, así con mayúsculas, y si te salen enemigos, es que estás haciendo algo bien, amor. Cuando alguien molesta diciendo la verdad es porque nos pone en la cara que nosotros seguimos callados :S
    Hoy no es un buen día, es un día hermoso y frío como el beso de una estatua (ya sabes), pero nosotras ESTAMOS VIVAS Y ESO TIENE QUE MARCAR LA DIFERENCIA, por fuera y por dentro. Sí, OJALÁ NUNCA NOS ABANDONEN LAS EMOCIONES.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, yo creo que los domingos siempre me pillan con las defensas bajas... No siempre podemos estar al 100% pero sí es cierto, estamos vivas y eso tiene que marcar la diferencia.
      Y qué bonita esa metáfora: Un día hermoso y frío como el beso de una estatua. Emociona ;) Me la guardo.
      Gracias, Mara. Un abrazo y beso bien grande.

      Eliminar
  5. Hola!!!!
    Ains.. que habrá que animarte con otra canción más cañera !!!!
    Es curioso como la gente que va con la verdad de lo que piensa por delante se cree impostora y otras, que juegan a dos, tres o cuatro manos no se dan por aludidas cuando les hablas de falsedad.
    Cuando hablamos de pensamientos y opiniones nadie es impostor. Dices lo que piensas y es tu verdad (que muchas veces/la mayoría comparto). Uno de los principales males de todo es que la gente o no piensa o lo hace y mira para otro lado.
    Así que olé, olé y olé por estar y decir lo que muchas pensamos. Pones tu grantido de arena y con muchas más como tú, llenaremos el saco !!!
    Un besote ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Pepa. Es que las apariencias engañan y en realidad soy mucho más sentimental de lo que parece ;) Supongo que un poco todos lo hacemos: Mostrar una seguridad que es fácil de romper por los detalles y las palabras de otros (y no me refiero a las negativas, sino más bien a esas de las que creemos no ser merecedoras)
      Y sobre hablar... pues en público y en privado siempre diré y opinaré lo mismo sobre ciertos temas, quizá es solo que me he cansado del circo que se monta alrededor (siempre se dan por aludidos quienes no deben... ya sabes)
      Un beso grande, Pepa.

      Eliminar
  6. Somos emociones, y sin las oscuras quizá no valoríamos tanto las otras, o sí, pero como no lo podemos evitar al menos atesoraremos las buenas. Me pareció preciosa la entrada de Mónica, igual que esta, y ne guardo las dos para recordar esas pequeñas cosas que pasan en el momento oportuno y suponen una diferencia. Ym abrazo grande, Lidia. Seguro que este año también traerá muchos de esos buenos momentos y espero que nos los cuentes. Y los otros. Ya sabes, lo queremos todo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, este año ya tú sabes que van a traer muchos y buenos momentos. De esos, Mónica y mucha más gente de la que me siento tan cerca, son "culpables". Y tú también sabes que te llevas parte de esa bendita cuota de hacerme feliz. Y vendrán, seguro, algunos menos buenos, pero con esos ya sabemos que (al final) podremos ;)
      Lo bueno siempre prevalece y es lo que hace que merezca(n) la(s) pena(s)
      Gracias por estar.
      Un beso.

      Eliminar